.
external image Amado_Nervo.jpg



Amado Nervo
(27 de agosto de 1870, Tepic, Nayarit - 24 de mayo de 1919.)
poeta marado por la experiencia de la muerte: su padre, cuando tenía trece años; el suicidio de su hermano Luis, también poeta; y su su amada Ana Cecilia Luisa Daillez.



El día que me quieras

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

El día que me quieras tendrá más luz que junio;
la noche que me quieras será de plenilunio,
con notas de Beethoven vibrando en cada rayo
sus inefables cosas,
y habrá juntas más rosas
que en todo el mes de mayo.

Las fuentes cristalinas
irán por las laderas
saltando cantarinas
el día que me quieras.

El día que me quieras, los sotos escondidos
resonarán arpegios nunca jamás oídos.
Éxtasis de tus ojos, todas las primaveras
que hubo y habrá en el mundo serán cuando me quieras.

Cogidas de la mano cual rubias hermanitas,
luciendo golas cándidas, irán las margaritas
por montes y praderas,
delante de tus pasos, el día que me quieras...
Y si deshojas una, te dirá su inocente
postrer pétalo blanco: ¡Apasionadamente!

Al reventar el alba del día que me quieras,
tendrán todos los tréboles cuatro hojas agoreras,
y en el estanque, nido de gérmenes ignotos,
florecerán las místicas corolas de los lotos.

El día que me quieras será cada celaje
ala maravillosa; cada arrebol, miraje
de "Las Mil y una Noches"; cada brisa un cantar,
cada árbol una lira, cada monte un altar.

El día que me quieras, para nosotros dos
cabrá en un solo beso la beatitud de Dios.


¡Oh, Cristo!


bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Ya no hay un dolor humano que no sea mi dolor;
ya ningunos ojos lloran, ya ningún alma se angustia
sin que yo me angustie y llore;
ya mi corazón es lámpara fiel de todas las vigilias,
¡Oh, Cristo!

En vano busco en los hondos escondrijos de mi ser
para encontrar algún odio: nadie puede herirme ya
sino de piedad y amor. Todos son yo, yo soy todos,
¡Oh, Cristo!

¡Qué importan males o bienes! Para mí todos son bienes.
El rosal no tiene espinas: para mí sólo da rosas.
¿Rosas de Pasión? ¡Qué importa! Rosas de celeste esencia,
purpúreas como la sangre que vertiste por nosotros,
¡Oh, Cristo!

En paz

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.


Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, Vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;

Porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;
que si extraje la hiel o la miel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales coseché siempre rosas.

...Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas las noches de mis penas;
mas no me prometiste tan sólo noches buenas;
y en cambio tuve otras santamente serenas...

Amé, fuí amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

- 6A_Celis_Leandro 6A_Celis_Leandro



Cobardía

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Pasó con su madre. ¡Qué rara belleza!
¡Qué rubios cabellos de trigo garzul!
¡Qué ritmo en el paso! ¡Qué innata realeza
de porte! ¡Qué formas bajo el fino tul...

Pasó con su madre. Volvió la cabeza:
¡me clavó muy hondo su mirada azul!

Quedé como en éxtasis... Con febril premura,
«¡Síguela!», gritaron cuerpo y alma al par.

...Pero tuve miedo de amar con locura,
de abrir mis heridas, que suelen sangrar,
¡y no obstante toda mi sed de ternura,
cerrando los ojos, la dejé pasar!



- 6A_Celis_Leandro 6A_Celis_Leandro


Renunciación

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

¡Oh, Siddharta Gautama!, tú tenías razón:
las angustias nos vienen del deseo; el edén
consiste en no anhelar, en la renunciación
completa, irrevocable, de toda posesión;
quien no desea nada, dondequiera está bien.

El deseo es un vaso de infinita amargura,
un pulpo de tentáculos insaciables, que al par
que se cortan, renacen para nuestra tortura.
El deseo es el padre del esplín, de la hartura,
¡y hay en él más perfidias que en las olas del mar!

Quien bebe como el Cínico el agua con la mano,
quien de volver la espalda al dinero es capaz,
quien ama sobre todas las cosas al Arcano,
¡ése es el victorioso, el fuerte, el soberano...
y no hay paz comparable con su perenne paz!



- 6A_Celis_Leandro 6A_Celis_Leandro



Éxtasis

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.


Cada rosa gentil ayer nacida,
cada aurora que apunta entre sonrojos,
dejan mi alma en el éxtasis sumida…
¡Nunca se cansan de mirar mis ojos
el perpetuo milagro de la vida!
Años ha que contemplo las estrellas
en las diáfanas noches españolas
y las encuentro cada vez mas bellas.
Años ha que en el mar, conmigo a solas,
de las olas escucho las querellas,
y aun me pasma el prodigio de las olas!
Cada vez hallo la Naturaleza
más sobrenatural, más pura y santa,
Para mí, en rededor, todo es belleza;
y con la misma plenitud me encanta
la boca de la madre cuando reza
que la boca del niño cuando canta.
Quiero ser inmortal, con sed intensa,
porque es maravilloso el panorama
con que nos brinda la creación inmensa;
porque cada lucero me reclama,
diciéndome, al brillar: «Aquí se piensa,
también aquí se lucha, aquí se ama».


- 6A_Celis_Leandro 6A_Celis_Leandro



Es un vago recuerdo

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Es un vago recuerdo que me entristece
y que luego, en la noche, desaparece
que surge de un ignoto pasado;
que viene de muy lejos y como muy cansado;
que llega a las sombras de un tiempo indefinido;
un recuerdo de algo muy bello, que se ha ido
hace ya muchos siglos, hace como mil años.
Sutiles añoranzas y dejos muy extraños...

Es un vago recuerdo que me entristece
que luego, en la noche, desaparece...

Es una vieja esencia que el alma me perfuma,
y que se desvanece después entre la bruma,
es el matiz de un pétalo de rosa desvaído;
es un resabio como de un gran amor perdido
del tiempo en la frontera,
donde está lo que ha sido,
lo que fue y lo que era...

Es un vago recuerdo que me entristece
y que luego, en la noche, desaparece...

- 6A_Deharo_Ieray 6A_Deharo_Ieray




Gratia Plena

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Todo en ella encantaba, todo en ella atraía
su mirada, su gesto, su sonrisa, su andar...
El ingenio de Francia de su boca fluía.
Era llena de gracia, como el Avemaría.
¡Quien la vio, no la pudo ya jamás olvidar!

Ingenua como el agua, diáfana como el día,
rubia y nevada como Margarita sin par,
el influjo de su alma celeste amanecía...
Era llena de gracia, como el Avemaría.
¡Quien la vio, no la pudo ya jamás olvidar!

Cierta dulce y amable dignidad la investía
de no sé qué prestigio lejano y singular.
Más que muchas princesas, princesa parecía:
era llena de gracia como el Avemaría.
¡Quien la vio, no la pudo ya jamás olvidar!

Yo gocé del privilegio de encontrarla en mi vía
dolorosa; por ella tuvo fin mi anhelar
y cadencias arcanas halló mi poesía.
Era llena de gracia como el Avemaría.
¡Quien la vio, no la pudo ya jamás olvidar!

¡Cuánto, cuánto la quise! ¡Por diez años fue mía;
pero flores tan bellas nunca pueden durar!
¡Era llena de gracia, como el Avemaría,
y a la Fuente de gracia, de donde procedía,
se volvió... como gota que se vuelve a la mar!

- 6A_Poyo_Alvaro 6A_Poyo_Alvaro



Lo feo

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

  • El enigma de la fealidad tú no lo has descifrado. Tú no sabes por qué el Señor, dueño de los lirios del campo, consiente que la culebra vaya entre los lirios. Él la deja atravesar sobre los musgos perfumados.
  • En lo feo la materia está padeciendo: yo he escuchado su gemido. Mira su dolor y ámalo.
  • Ama a la araña porque no tiene, como la rosa, la expresión de la dicha y no alegra los ojos que la miran.
  • Ámala porque es, con el escarabajo, con el gusano de la tierra, un anhelo malogrado de armonía, una ansia no escuchada de perfección.
  • Son como algunos de tus días, mezquinos y vulgares a pesar de ti mismo.
  • Ámalos también porque no te recuerdan a Dios, ni los semblantes que has amado, como te los recuerda una azucena, y por esto mismo no alcanzan a inspirarte amor.
  • Ten piedad de ellos que buscan ávidamente, dolorosamente, la belleza que no trajeron y a la cual aspira todo lo inanimado.
  • La araña ventruda, en su tela leve, sueña con la idealidad, y el escarabajo deja el rocío sobre su dorso para que le finja, siquiera unos instantes, con la luz, un resplandor.
  • - 6A_Deharo_Ieray 6A_Deharo_Ieray

El amor nuevo

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.
Todo amor nuevo que aparece
nos ilumina la existencia,
nos la perfuma y enflorece.
En la más densa oscuridad
toda mujer es refulgencia
y todo amor es claridad.
Para curar la pertinaz
pena, en las almas escondida,
un nuevo amor es eficaz;
porque se posa en nuestro mal
sin lastimar nunca la herida,
como un destello en un cristal.
Como un ensueño en una cuna,
como se posa en la rüina
la piedad del rayo de la luna.
como un encanto en un hastío,
como en la punta de una espina
una gotita de rocío...
¿Que también sabe hacer sufrir?
¿Que también sabe hacer llorar?
¿Que también sabe hacer morir?
-Es que tú no supiste amar...

- 6D_Viteri_Laura 6D_Viteri_Laura



Mar de la serenidad - de Amado Nervo

bitarte.jpg

bitarte.jpg



Mis ojos se han vuelto claros
de tanto mirar el mar;
de tanto verlo; en mi vida,
las olas vienen y van,
y hay horizontes sin límites,
de severa majestad.

Mi pensamiento, antes frívolo,
de tanto mirar el mar,
se ha vuelto apasible, grave;
y es tal su profundidad
que en vano un buzo de almas
fondo habría de buscar.

Mis melancolías cantan
blandamente como el mar,
la misma canción monótona,
al mismo viejo compás.

Sólo hay algo que no tiene
mi espíritu como el mar:
las cóleras. No hay en mí
ya vientos de tempestad
ni espumas rabiosas.

Nada te puede encolerizar,
mar muerto, mar de mi alma,
mar de la Serenidad.

Amado Nervo




20 veces editada esta página.
La última revisión ha sido realizada en May 13, 2011 12:02 pm GMT por - txetxu_garaio txetxu_garaio.