.

external image martinez_sarrion.jpg

Antonio Martínez Sarrión

Antonio Martínez Sarrión, poeta y traductor, nacido en Albacete (España) en 1939.

A mi gata Kesia

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Era mansa, algo necia y se abovillaba
casi recién nacida en la caja de dulces
con un retal de fieltro a guisa de colchón.
Luego exploró la casa miedo a miedo
hasta imponer su ley a las butacas.
Acabó en trapecista y más de dos estores
hubo que desechar. Su estilo dio en precioso
y el reiterado tufo de tanta deyección
sólo era condonado al recortarse, regia,
contra el cegante murallón de junio.
Entonces me miraba, lamiéndose una pata
y brotaban dos chispas cinabrio por sus ojos
con las que suponía zanjado el incidente.
Pero no pudo ser. Y nadie me lo dijo.
De modo que una tarde, al volver del trabajo,
hambriento y blasfemando como siempre,
rastreé cual apache por suelos y guaridas.
Pero no podía ser, ya me habían advertido.
Y me senté en mi silla y me perdí en lo alto
y allí, tal vez me admitan -no sin pagar el diezmo-
al limbo estornudante de los gatos.

- 6A_Poyo_Alvaro 6A_Poyo_Alvaro

Derecho de conquista

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Con qué empeño la luz
quiere arropar, velada, la paz de la mañana
de manso mar y silenciosas calles
y de ese modo levantar el solio
que te encierra y engasta cual zafiro
cuando, al fin, sonriente y despeinada,
pasas revista a la enemiga tropa
y la encuentras conforme a tus designios
en batallones de plumón tan tibio,
en falanges de aljaba tan vacía
que proclamas, sin lucha, la victoria
y el raigón derrotado de mi ejército
cargados de grilletes tras tu carro se arrastra
traidor a su bandera, a su patria, a su dios.

- 6A_Poyo_Alvaro 6A_Poyo_Alvaro



Direccion obligatoria

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Ahora que voy creciendo y
el cauterio disminuyo su paroxismo y
un dorado silencio preñado de destino
avento el griterío
ahora ya borrada la sangre
que el tornado dejo por cegados
los corredores goteante y envio porque
aun escoltado por el miedo abrió los ojos
a la cercanía de tu sonrisa cómplice
y campanas de nuevo rescatadas y
vencejos ebrios de tarde arden con una sola flecha
indicadora que reitera los cruces y
números del mundo y a tu cuerpo conduce ese pequeño
y abrigado puerto
donde arrimo sediento pero en paz

- 6A_Poyo_Alvaro 6A_Poyo_Alvaro



El Cine de los Sábados

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Maravillas del cine galerías
de luz parpadeante entre silbidos
niños con su mamá que iban abajo
entre panteras un indio se esfuerza
por alcanzar los frutos más dorados
Ivonne de Carlo baila en scherezade
no sé si danza musulmana o tango
amor de mis quince años marilyn
ríos de la memoria tan margos
luego la cena desabrida y fría
y los ojos ardiendo como faros.

- 6A_Poyo_Alvaro 6A_Poyo_Alvaro



Gemas

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Como esos cuerpos que la tarde hurta
y devuelve con las primeras sombras
tu desnudo acechado en el pasillo
que el crepúsculo incendia y mis labios
enfrían hasta hacerlo tomar contorno de arrecife
donde tras largos siglos de erosión y silencio
algún perdido arqueólogo se refugia del viento
y como por descuido entierra su piqueta
y huye despavorido y es declarado orate
y un rumor de propaga como rastro de pólvora
por palcos y proscenios hasta playas de lujo
y allí están los ahogados de bruces sobre ti

- 6A_Poyo_Alvaro 6A_Poyo_Alvaro




Saber

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Desde el alba al ocaso
es tan breve el trayecto
para fijar un canon
que dice lastimarse.

- 6A_Poyo_Alvaro 6A_Poyo_Alvaro





18 veces editada esta página.
La última revisión ha sido realizada en Mar 26, 2011 7:33 am GMT por - Alvaro_Poyo Alvaro_Poyo.