.



external image 3-guillen.jpg



Nicolás Guillén
(Camagüey, Cuba, 10 de julio de 1902 - La Habana, Cuba, 16 de julio de 1989)
poeta cubanocuya producción poética gira alrededor de dos grandes temas: la exaltación del negro y la situación social hasta el punto de que los problemas de la raza negra han adquirido relieve y categoría dentro del ámbito de la literatura de la lengua española. Sus composiciones imitan el ritmo de las danzas negras e incluyen una intención social, en la que se mezcla una especie de mesianismo racial. Su militancia comunista le valió prisiones y persecuciones.




Agua del recuerdo

bitarte.jpg

bitarte.jpg




¿Cuándo fue?
No lo sé.
Agua del recuerdo
voy a navegar.

Pasó una mulata de oro,
y yo la miré al pasar:
Moño de seda en la nuca,
bata de cristal,
niña de espalda reciente,
tacón de reciente andar.

Caña
(febril le dije en mí mismo),
caña
temblando sobre el abismo,
¿quién te empujará?
¿Qué cortador con su mocha
te cortará?
¿Qué ingenio con su trapiche
te molerá?

El tiempo corrió después,
corrió el tiempo sin cesar,
yo para allá, para aquí,
yo para aquí, para allá,
para allá, para aquí,
para aquí, para allá...

Nada sé, nada se sabe,
ni nada sabré jamás,
nada han dicho los periódicos,
nada pude averiguar,
de aquella mulata de oro
que una vez miré al pasar,
moño de seda en la nuca,
bata de cristal,
niña de espalda reciente,
tacón de reciente andar.

- 6c_toribio_sandra 6c_toribio_sandra


Che Comandante

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.
No porque hayas caído
Tu luz es menos alta.
Un caballo de fuego
Sostiene tu escultura guerrillera
Entre el viento y las nubes de la Sierra.

No por callado eres silencio.
Y no porque te quemen,
Porque te disimulen bajo tierra,
Porque te escondan
En cementerios, bosques, páramos,
Van a impedir que te encontremos,
Che Comandante,
Amigo.

Con sus dientes de júbilo
Norteamérica ríe. Mas de pronto
Revuélvase en su lecho
De dólares. Se le cuaja
La risa en una máscara,
Y tu gran cuerpo de metal
Sube, se disemina
En las guerrillas como tábanos,
Y tu ancho nombre herido por soldados
Ilumina la lucha americana
Con una estrella súbita, caída
En medio de una orgía.
Tú lo sabías, Guevara,
Pero no lo dijiste por modestia,
Por no hablar de ti mismo,
Che Comandante,
Amigo.

Estas en todas partes. En el indio
Hecho de sueño y cobre. Y en el negro
Revuelto en espumosa muchedumbre,
Y en el ser petrolero y salitrero,
Y en el terrible desamparo
De la banana, y en la gran pampa de las pieles y
En el azúcar y en la sal y en los cafetos,
Tú, móvil estatua de tu sangre como te derribaron,
Vivo, como no te querían,
Che Comandante,
Amigo.

Cuba te sabe de memoria. Rostro
De barbas que clarean. Y marfil
Y aceituna en la piel de santo joven.
Firme la voz que ordena sin mandar,
Tierna y dura de jefe camarada.
Te vemos cada día ministro,
Cada día soldado, cada día
Gente llana y difícil
Cada día.
Y puro como un niño
O como un hombre puro,
Che Comandante,
Amigo.

Pasas en tu descolorido, roto,
Agujereado traje de campaña.
El de la selva, como antes
Fue el de la Sierra. Semidesnudo
El poderoso pecho de fusil y palabra,
De ardiente vendaval y lenta rosa.
No hay descanso.
¡Salud, Guevara!
O mejor todavía desde el hondón americano:
Espéranos. Partiremos contigo. Queremos
Morir para vivir como tú has muerto,
Para vivir como tú vives,
Che Comandante,
Amigo.

- 5D_Niso_Rebeca 5D_Niso_Rebeca



La tarde pidiendo amor

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

La tarde pidiendo amor.
Aire frío, cielo gris.
Muerto sol.
La tarde pidiendo amor.
Pienso en sus ojos cerrados,
la tarde pidiendo amor,
y en sus rodillas sin sangre,
la tarde pidiendo amor,
y en sus manos de uñas verdes,
y en su frente sin color,
y en su garganta sellada…
La tarde pidiendo amor,
la tarde pidiendo amor,
la tarde pidiendo amor.
No.
No, que me sigue los pasos,
no;
que me habló, que me saluda,
no;
que miro pasar su entierro,
no;
que me sonríe, tendida,
tendida, suave y tendida,
sobre la tierra, tendida,
muerta de una vez, tendida…
No!
- 5D_Niso_Rebeca 5D_Niso_Rebeca



El apellido

bitarte.jpg
nguillen.jpg
bitarte.jpg


Para volver al índice.
I
Desde la escuela
y aun antes... Desde el alba, cuando apenas
era una brizna yo de sueño y llanto,
desde entonces,
me dijeron mi nombre. Un santo y seña
para poder hablar con las estrellas.
Tú te llamas, te llamarás...
Y luego me entregaron
esto que veis escrito en mi tarjeta,
esto que pongo al pie de mis poemas:
las trece letras
que llevo a cuestas por la calle,
que siempre van conmigo a todas partes.
¿Es mi nombre, estáis ciertos?
¿Ya conocéis mi sangre navegable,
mi geografía llena de oscuros montes,
de hondos y amargos valles
que no están en los mapas?
¿Acaso visitásteis mis abismos,
mis galerías subterráneas
con grandes piedras húmedas,
islas sobresaliendo en negras charcas
y donde un puro chorro
siento de antiguas aguas
caer desde mi alto corazón
con fresco y hondo estrépito
en un lugar lleno de ardientes árboles,
monos equilibristas,
loros legisladores y culebras?
¿Toda mi piel (debí decir),
toda mi piel viene de aquella estatua
de mármol español? ¿También mi voz de espanto,
el duro grito de mi garganta? ¿Vienen de allá
todos mis huesos? ¿Mis raíces y las raíces
de mis raíces y además
estas ramas oscuras movidas por los sueños
y estas flores abiertas en mi frente
y esta savia que amarga mi corteza?
¿Estáis seguros?
¿No hay nada más que eso que habéis escrito,
que eso que habéis sellado
con un sello de cólera?
(¡Oh, debí haber preguntado!)

Y bien, ahora os pregunto:
¿No veis estos tambores en mis ojos?
¿No veis estos tambores tensos y golpeados
con dos lágrimas secas
¿No tengo acaso
un abuelo nocturno
con una gran marca negra
(más negra todavía que la piel),
una gran marca hecha de un latigazo?
¿No tengo pues
un abuelo mandinga, congo, dahomeyano?
¿Cómo se llama? ¡Oh, sí, decídmelo!
¿Andrés? ¿Francisco? ¿Amable?
¿Cómo decís Andrés en congo?
¿Cómo habéis dicho siempre
Francisco en dahomeyano?
En mandinga, ¿cómo se dice Amable?
¿O no? ¿Eran, pues, otros nombres?
¡El apellido, entonces!
¿Sabéis mi otro apellido, el que me viene
de aquella tierra enorme, el apellido
sangriento y capturado, que pasó sobre el mar
entre cadenas, que pasó entre cadenas sobre el mar?
¡Ah, no podéis recordarlo!
Lo habéis disuelto en tinta inmemorial.
Lo habéis robado a un pobre negro indefenso.
Lo habéis escondido, creyendo
que iba a bajar los ojos yo de la vergüenza.
¡Gracias!
¡Os lo agradezco!
¡Gentiles gentes, thank you!
Merci!
Merci bien!
Merci beaucoup!
Pero no... ¿Podéis creerlo? No.
Yo estoy limpio.
Brilla mi voz como un metal recién pulido.
Mirad mi escudo: tiene un baobab,
tiene un rinoceronte y una lanza.
Yo soy también el nieto,
biznieto,
tataranieto de un esclavo.
(Que se avergüence el amo.)
¿Seré Yelofe?
¿Nicolás Yelofe acaso?
¿O Nicolás Bakongo?
¿Tal vez Guillén Banguila?
¿O Kumbá?
¿Quizás Guillén Kumbá?
¿O Kongué?
¿Pudiera ser Guillén Kongué?
¡Oh, quién lo sabe!
¡Qué enigma entre las aguas!


II

Siento la noche inmensa gravitar
sobre profundas bestias,
sobre inocentes almas castigadas;
pero también sobre voces en punta,
que despojan al cielo de sus soles,
los más duros,
para condecorar la sangre combatiente.
De algún país ardiente, perforado
por la gran flecha ecuatorial,
sé que vendrán lejanos primos,
remota angustia mía disparada en el viento;
sé que vendrán pedazos de mis venas,
sangre remota mía,
con duro pie aplastando las hierbas asustadas;
sé que vendrán hombres de vidas verdes,
remota selva mía,
con su dolor abierto en cruz y el pecho rojo en llamas.
Sin conocernos nos reconoceremos en el hambre,
en la tuberculosis y en la sífilis,
en el sudor comprado en bolsa negra,
en los fragmentos de cadenas
adheridos todavía en la piel;
sin conocernos nos reconoceremos
en los ojos cargados de sueños
y hasta en los insultos como piedras
que nos escupen cada día
los cuadrumanos de la tinta y el papel.
¿Qué ha de importar entonces
(¡qué ha de importar ahora!)
¡ay! mi pequeño nombre
de trece letras blancas?
¿Ni el mandinga, bantú,
yoruba, dahomeyano
nombre del triste abuelo ahogado
en tinta de notario?
¿Qué importa, amigos puros?
¡Oh, sí, puros amigos,
venid a ver mi nombre!
Mi nombre interminable,
hecho de interminables nombres;
el nombre mío, ajeno,
libre y mío, ajeno y vuestro,
ajeno y libre como el aire.

- 5A_Gonzalez_Alba 5A_Gonzalez_Alba


Agramonte

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.
Oh llanura materna tierra mía
ancho cuero de toro, seco y duro;
ni un monte tienes de granito puro,
que interrumpa tu tensa geografía.

¿Ni un monte tienes de granito puro
oh llanura materna tierra mía
que interrumpa tu tensa geografía
ancho cuero de toro, seco y duro?

Se alza Agramonte de granito puro
oh llanura materna tierra mía
ancho cuero de toro, seco y duro;
alto sobre tu tensa geografía
un monte se alza de granito puro
que es uno ojo sin sueño, tierra mía.

- 6A_Guerra_JoseLuis 6A_Guerra_JoseLuis






Piedra de Horno

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.



La tarde abandonada gime deshecha en lluvia.
Del cielo caen recuerdos y entran por la ventana.
Duros suspiros rotos, quimeras calcinadas.

Lentamente va viniendo tu cuerpo.
Llegan tus manos en su órbita
de aguardiente de caña;
tus pies de lento azúcar quemados por la danza,
y tus muslos, tenazas del espasmo,
y tu boca, sustancia
comestible, y tu cintura
de abierto caramelo.
Llegan tus brazos de oro, tus dientes sanguinarios;
de pronto entran tus ojos traicionados;
tu piel tendida, preparada
para la siesta:
Tu olor a selva repentina; tu garganta
gritando —no sé, me lo imagino—, gimiendo
—no sé, me lo figuro—, quejándose —no sé, supongo, creo—
tu garganta profunda
retorciendo palabras prohibidas.
Un río de promesas
baja de tus cabellos,
se demora en tus senos,
cuaja al fin en un charco de melaza en tu vientre,
viola tu carne firme de nocturno secreto.

Carbón ardiente y piedra de horno
en esta tarde fría de lluvia y de silencio.

- 6A_Beneitez_Aaron 6A_Beneitez_Aaron




||

Un poema de amor

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.





No sé. Lo ignoro.
Desconozco todo el tiempo que anduve
sin encontrarla nuevamente.
¿Tal vez un siglo? Acaso.
Acaso un poco menos: noventa y nueve años.
¿O un mes? Pudiera ser. En cualquier forma,
un tiempo enorme, enorme, enorme.
Al fin, como una rosa súbita,
repentina campánula temblando,
la noticia.
Saber de pronto
que iba a verla otra vez, que la tendría
cerca, tangible, real, como en los sueños.
¡Qué explosión contenida!
¡Qué trueno sordo
rodándome en las venas,
estallando allá arriba
bajo mi sangre, en una
nocturna tempestad!
¿Y el hallazgo, en seguida? ¿Y la manera
de saludarnos, de manera
que nadie comprendiera
que ésa es nuestra propia manera?
Un roce apenas, un contacto eléctrico,
un apretón conspirativo, una mirada,
un palpitar del corazón
gritando, aullando con silenciosa voz.
Después
(ya lo sabéis desde los quince años)
ese aletear de las palabras presas,
palabras de ojos bajos,
penitenciales,
entre testigos enemigos.
Todavía
un amor de «lo amo»,
de «usted», de «bien quisiera,
pero es imposible»... De «no podemos,
no, piénselo usted mejor»...
Es un amor así,
es un amor de abismo en primavera,
cortés, cordial, feliz, fatal.
La despedida, luego,
genérica,,
en el turbión de los amigos.
Verla partir y amarla como nunca;
seguirla con los ojos,
y ya sin ojos seguir viéndola lejos,
allá lejos, y aun seguirla
más lejos todavía,
hecha de noche,
de mordedura, beso, insomnio,
veneno, éxtasis, convulsión,
suspiro, sangre, muerte...
Hecha
de esa sustancia conocida
con que amasamos una estrella.
external image firma0ng.gif



- 6D_alonso_nagore 6D_alonso_nagore



31 veces editada esta página.
La última revisión ha sido realizada en May 10, 2009 9:16 am GMT por - 6D_Alonso_Nagore 6D_Alonso_Nagore.