.

external image rafael%20alberti.jpg


Rafael Alberti Merello
(El Puerto de Santa María, Cádiz, 16 de diciembre de 1902 - El Puerto de Santa María, Cádiz, 28 de octubre de 1999)
poeta, componente de la Generación del 27. Tras la Guerra Civil se exilió debido a su militancia en el Partido Comunista.




A Pablo Neruda, en el corazón

bitarte.jpg
Poema en video: A Pablo Neruda, en el corazón de Rafael Alberti por Jesús Quintero
bitarte.jpg


Para volver al índice.


A Pablo Neruda, en el corazón

No dormiréis, malditos de la espada,
cuervos nocturnos de sangrientas uñas,
tristes cobardes de las sombras tristes,
violadores de muertos.

No dormiréis.

Su noble canto, su pasión abierta,
su estatura más alta que las cumbres,
con el cántico libre de su pueblo
os ahogarán un día.

No dormiréis.

Venid a ver su casa asesinada,
la miseria fecal de vuestro odio,
su inmenso corazón pisoteado,
su pura mano herida.

No dormiréis.

No dormiréis porque ninguno duerme.
No dormiréis porque su luz os ciega.
No dormiréis porque la muerte es solo
vuestra victoria.

No dormiréis jamás porque estais muertos.



A galopar

bitarte.jpg

bitarte.jpg

En la voz del autor y en la versión musicada de Paco Ibáñez
Para volver al índice.

Las tierras, las tierras, las tierras de España
las grandes, la sola desierta llanura
galopa caballo cuatralbo, jinete del pueblo
que la tierra es tuya

A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar (bis)

A corazón, suenan, suenan, resuenan
las tierras de España en las herraduras
galopa caballo cuatralbo, jinete del pueblo
que la tierra es tuya

A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar (bis)

Nadie, nadie, nadie, que enfrente no hay nadie
que es nadie la muerte si va en tu montura
galopa caballo cuatralbo, jinete del pueblo
que la tierra es tuya

A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar (bis)

- 6d_saez_ivan 6d_saez_ivan



Se equivocó la paloma

bitarte.jpg

bitarte.jpg
Grabación en la voz del autor,
Se equivocó la paloma


Para volver al índice.

Se equivocó la paloma.
Se equivocaba.
Por ir al Norte, fue al Sur.
Creyó que el trigo era agua.
Se equivocaba.
Que las estrellas, rocío;
que la calor, la nevada.
Se equivocaba.
Que tu falda era tu blusa;
que tu corazón, su casa.
Se equivocaba.
Ella se durmió en la orilla.
Tú, en la cumbre de una rama.
- 5A_Pascual_Elena 5A_Pascual_Elena


Si mi Voz muriera en tierra

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Si mi voz muriera en tierra
llevadla al nivel del mar y dejadla en la ribera.
Llevadla al nivel del mar
y nombradla capitana de un blanco bajel de guerra.
Oh mi voz condecorada con la insignia marinera:
sobre el corazón un ancla y sobre el ancla una estrella
y sobre la estrella el viento y sobre el viento una vela!

- 5A_Pascual_Elena 5A_Pascual_Elena


Nocturno

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Cuando tanto se sufre sin sueño y por la sangre
se escucha que transita solamente la rabia,
que en los tuétanos tiembla despabilado el odio
y en las médulas arde continua la venganza,
las palabras entonces no sirven: son palabras.
Balas. Balas.
Manifiestos, artículos, comentarios, discursos,
humaredas perdidas, neblinas estampadas.
¡qué dolor de papeles que ha de barrer el viento,
qué tristeza de tinta que ha de borrar el agua!
Balas. Balas.
Ahora sufro lo pobre, lo mezquino, lo triste,
lo desgraciado y muerto que tiene una garganta
cuando desde el abismo de su idioma quisiera
gritar lo que no puede por imposible, y calla.
Balas. Balas.
Siento esta noche heridas de muerte las palabras

- 6C_Blanco_David 6C_Blanco_David


¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora?

bitarte.jpg
diamante02.jpg

bitarte.jpg
Recita el poeta; canta Jarcha.
Aguaviva


Para volver al índice.

Qué cantan los poetas andaluces de ahora?
Qué miran los poetas andaluces de ahora?
Qué sienten los poetas andaluces de ahora?

Cantan con voz de hombre
pero, dónde los hombres?
Con ojos de hombre miran
pero, dónde los hombres?
Con pecho de hombre sienten
pero, dónde los hombres?

Cantan, y cuando cantan parece que están solos
Miran, y cuando miran parece que están solos
Sienten, y cuando sienten parece que están solos
Qué cantan los poetas, poetas andaluces de ahora?
Qué miran los poetas, poetas andaluces de ahora?
Qué sienten los poetas, poetas andaluces de ahora?

Y cuando cantan, parece que están solos
Y cuando miran , parece que están solos
Y cuando sienten, parece que están solos

Y cuando cantan, parece que están solos
Y cuando miran , parece que están solos
Y cuando sienten, parece que están solos
Pero, dónde los hombres?

Es que ya Andalucía se ha quedado sin nadie?
Es que acaso en los montes andaluces no hay nadie?
Que en los campos y mares andaluces no hay nadie?

No habrá ya quien responda a la voz del poeta,
Quien mire al corazón sin muro del poeta?
Tantas cosas han muerto, que no hay más que el poeta

Cantad alto, oiréis que oyen otros oídos
Mirad alto, veréis que miran otros ojos
Latid alto, sabréis que palpita otra sangre

No es más hondo el poeta en su oscuro subsuelo encerrado
Su canto asciende a más profundo, cuando abierto en el aire
ya es de todos los hombres

Y ya tu canto es de todos los hombres
Y ya tu canto es de todos los hombres
Y ya tu canto es de todos los hombres
Y ya tu canto es de todos los hombres

- 6A_Mora_Rakel 6A_Mora_Rakel


Retornos del Amor en la Noche Triste

bitarte.jpg

- For more funny movies, click here
bitarte.jpg




Ven, amor mío, ven, en esta noche
sola y triste de Italia. Son tus hombros
fuertes y bellos los que necesito.
Son tus preciosos brazos, la largura
maciza de tus muslos y ese arranque
de pierna, esa compacta
línea que te rodea y te suspende,
dichoso mar, abierta playa mía.
¿Cómo decirte, amor, en esta noche
solitaria de Génova, escuchando
el corazón azul del oleaje,
que eres tú la que vienes por la espuma?
Bésame, amor, en esta noche triste.
Te diré las palabras que mis labios,
de tanto amor, mi amor, no se atrevieron.
Amor mío, amor mío, es tu cabeza
de oro tendido junto a mí, su ardiente
bosque largo de otoño quien me escucha.
Óyeme, que te llamo. Vida mía,
sí, vida mía, vida mía sola.

¿De quién más, de quién más si solamente
puedo ser yo quien cante a tus oídos:
vida, vida, mi vida, vida mía?
¿Qué soy sin ti, mi amor? Dime que fuera
sin ese fuerte y dulce muro blando
que me da luz cuando me da la sombra,
sueño, cuando se escapa de mis ojos.
Yo no puedo dormir. ¡Cuántas auroras,
oscuras, braceando en las tinieblas,
sin encontrarte, amor! ¡Cuántos amargos
golpes de sal, sin ti, contra mi boca!
¿Dónde estás? ¿Dónde estás? Dime, amor mío.
¿Me escuchas? ¿No me sientes
llegar como una lágrima llamándote,
por encima del mar, en esta noche?

- 6A_Beneitez_Aaron 6A_Beneitez_Aaron



Hace falta estar ciego

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.
Hace falta estar ciego,
tener como metidas en los ojos raspaduras de vidrio,
cal viva,
arena hirviendo,
para no ver la luz que salta en nuestros actos,
que ilumina por dentro nuestra lengua,
nuestra diaria palabra.
Hace falta querer morir sin estela de gloria y alegría,
sin participación de los himnos futuros,
sin recuerdo en los hombres que juzguen el pasado sombrío de la tierra.
Hace falta querer ya en vida ser pasado,
obstáculo sangriento,
cosa muerta,
seco olvido.

- 6A_Perez_Xabier 6A_Perez_Xabier


Sueño del marinero

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Yo, marinero, en la ribera mía,
posada sobre un cano y dulce río
que da su brazo a un mar de Andalucía,

sueño ser almirante de navío,
para partir el lomo de los mares
al sol ardiente y a la luna fría.

¡Oh los yelos del sur! ¡Oh las polares
islas del norte! ¡Blanca primavera,
desnuda y yerta sobre los glaciares,

cuerpo de roca y alma de vidriera!
¡Oh estío tropical, rojo, abrasado,
bajo el plumero azul de la palmera!

Mi sueño, por el mar condecorado,
va sobre su bajel, firme, seguro,
de una verde sirena enamorado,

concha del agua allá en su seno oscuro.
¡Arrójame a las ondas, marinero:
-Sirenita del mar, yo te conjuro!

Sal de tu gruta, que adorarte quiero,
sal de tu gruta, virgen sembradora,
a sembrarme en el pecho tu lucero.

Ya está flotando el cuerpo de la aurora
en la bandeja azul del océano
y la cara del cielo se colora

de carmín. deja el vidrio de tu mano
disuelto en la alba urna de mi frente,
alga de nácar, cantadora en vano

bajo el vergel azul de la corriente.
¡Gélidos desposorios submarinos,
con el ángel barquero del relente

y la luna del agua por padrinos!
El mar, la tierra, el aire, mi sirena,
surcaré atado a las cabellos finos

y verdes de tu álgida melena.
Mis gallardetes blancos enarbola,
¡Oh marinero!, ante la aurora llena

¡y ruede por el mar tu caracola!

- 5A_Cadierno_Erika 5A_Cadierno_Erika



¿Qué será de ti?

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.



De ti...
¿qué será de ti?
¿qué será de ti?

Cuando te quedes sin mí,
sin mí,
¿qué luz te llevará a ti,
qué sombra a mi?..
cuando te quedes sin mí.

De ti...
¿qué será de ti?
¿qué será de ti?

De ti...
¿qué será de ti?
¿qué será de ti?

Dolor de sienes, de ojos,
ojos,
dolor de corazón
y de huesos, de sangre y alma
cuando te quedes sin mí.

De ti...
¿qué será de ti?
¿qué será de ti?

De ti...
¿qué será de ti?
¿qué será de ti?

Cuando te quedes sin mí,
sin mí,
¿qué luz te llevará a ti,
qué sombra a mi?..
cuando te quedes sin mí.

De ti...
¿qué será de ti?
¿qué será de ti?

De ti...
¿qué será de ti?
¿qué será de ti?

- 6A_Fernandez_Raul 6A_Fernandez_Raul

Te digo adiós amor

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Te digo adiós, amor, y no estoy triste.
Gracias, mi amor, por lo que ya me has dado,
un solo beso lento y prolongado
que se truncó en dolor cuando partiste.

No supiste entender, no comprendiste
que era un amor final, desesperado,
ni intentaste arrancarme de tu lado
cuando con duro corazón me heriste.

Lloré tanto aquel día que no quiero
pensar que el mismo sufrimiento espero
cada vez que en tu vida reaparece
ese amor que al negarlo te ilumina

Tu luz es él cuando mi luz decrece,
tu solo amor cuando mi amor declina

- 6A_Ezama_Daniel 6A_Ezama_Daniel


El niño de la palma

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

¡Qué revuelo!

¡Aire, que al toro torillo
le pica el pájaro pillo
que no pone el pie en el suelo!

¡Qué revuelo!

Ángeles con cascabeles
arman la marimorena,
plumas nevando en la arena
rubí de los redondeles.
La Virgen de los caireles
baja una palma del cielo.

¡Qué revuelo!

—Vengas o no en busca mía,
torillo mala persona,
dos cirios y una corona
tendrás en la enfermería.

¡Qué alegría!
¡Cógeme, torillo fiero!
¡Qué salero!

De la gloria a tus pitones,
bajé, gorrión de oro,
a jugar contigo al toro,
no a pedirte explicaciones.
¡A ver si te las compones
y vuelves vivo al chiquero!

¡Qué salero!
¡Cógeme, torillo fiero!

Alas en las zapatillas,
céfiros en las hombreras,
canario de las barreras,
vuelas con las banderillas.
Campanillas
te nacen en las chorreras.

¡Qué salero!
¡Cógeme, torillo fiero!

Te digo y te lo repito,
para no comprometerte,
que tenga cuernos la muerte
a mí se me importa un pito.
Da, toro torillo, un grito
y ¡a la gloria en angarillas!

¡Qué salero!
¡Que te arrastran las mulillas!
¡Cógeme, torillo fiero!


- 6D_Aguilera_Aida 6D_Aguilera_Aida



Mi amante

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Mi amante lleva grabado,
en el empeine del pie,
el nombre de su adorado.
Descálzate, amante mía,
deja tus piernas al viento
y echa a nadar tus zapatos
por el agua dulce y fría.

- 6A_Castrillon_LauraX 6A_Castrillon_LauraX


La paloma

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Se equivocó la paloma,
se equivocaba.
Por ir al norte fue al sur,
creyó que el trigo era el agua.
Creyó que el mar era el cielo
que la noche la mañana.
Que las estrellas rocío,
que la calor la nevada.
Que tu falda era tu blusa,
que tu corazón su casa.
(Ella se durmió en la orilla,
tú en la cumbre de una rama.)

- 6D_Magdaleno_Lorena 6D_Magdaleno_Lorena


Marinero en tierra 1

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

El mar. La mar.
El mar. ¡Solo la mar!

¿Por qué me trajiste, padre,
a la ciudad?

¿Por qué me desenterraste
del mar?

En sueños, la marejada
me tira del corazón.
Se lo quisiera llevar.

Padre, ¿por qué me trajiste
acá?

- 6A_Poyo_Alvaro 6A_Poyo_Alvaro

Marinero en tierra 2

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Branquias quisiera tener,
porque me quiero casar.
Mi novia vive en el mar
y nunca la puedo ver.

Madruguera, plantadora,
allá en los valles salinos.
!Novia mía, labradora
de los huertos submarinos!

!Yo nunca te podré ver
jardinera en tus jardines
albos del amanecer!

- 6A_Poyo_Alvaro 6A_Poyo_Alvaro


Marinero en tierra 3

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

!Qué altos
los balcones de mi casa!
Pero no se ve la mar.
!Qué bajos!

Sube, sube, balcón mío,
trepa el aire, sin parar:
sé terraza de la mar,
sé torreón de navío.

--?De quién será la bandera
de esa torre de vigía?
--!Marineros, es la mía!

- 6A_Poyo_Alvaro 6A_Poyo_Alvaro

Marinero en tierra 4

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Si Garcilaso volviera,
yo sería su escudero;
que buen caballero era.

Mi traje de marinero
se trocaría en guerrera
ante el brillar de su acero;
que buen caballero era.

¡Qué dulce oírle, guerrero,
al borde de su estribera!
En la mano, mi sombrero;
que buen caballero era.

- 6A_Poyo_Alvaro 6A_Poyo_Alvaro

Marinero en tierra 5

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

Traje mío, Traje mío
¡Traje mío, traje mío,
nunca te podré vestir,
que al mar no me dejan ir!
¡Nunca me verás, ciudad,
con mi traje marinero;
guardado está en el ropero,
ni me lo dejan probar!
¡Mi madre me lo ha encerrado,
para que no vaya al mar!

- 6A_Poyo_Alvaro 6A_Poyo_Alvaro

Marinero en tierra 6

bitarte.jpg

bitarte.jpg


Para volver al índice.

¡Quién cabalgara el caballo
de espuma azul de la mar!

De un salto,
¡quién cabalgara la mar!

¡Viento, arráncame la ropa!
¡Tírala, viento, a la mar!

De un salto,
quiero cabalgar la mar.

¡Amárrame a tus cabellos,
crin de los vientos del mar!

De un salto,
quiero ganarme la mar.

- 6A_Poyo_Alvaro 6A_Poyo_Alvaro





64 veces editada esta página.
La última revisión ha sido realizada en Mar 3, 2011 11:57 pm GMT por - txetxu_garaio txetxu_garaio.