.

Table of Contents


external image Greguerias_Ramon_Gomez_Serna.jpg


Ramón Gómez de la Serna
(Madrid, 3 de julio de 1888–Buenos Aires, 13 de enero de 1963)
escritor vanguardista , generalmente adscrito a la Generación de 1914 o Novecentismo, e inventor del género literario conocido como greguería.



El Orador

bitarte.jpg

bitarte.jpg



[Mi estética]42 no consiste más [Ramón saca un monóculo del bolsillo de su chaleco y lo sostiene enalto] que en un monóculo sin cristal, monóculo sin cristal con el cual yo veo las cosas de relieve, anotando todo lo que tienen de extraordinario [se pone el monóculo en el ojo izquierdo]. El monóculo sin cristal es la obsesión de mi servidumbre porque no comprende cómo se puede usar durante el trabajo. [Vuelve a meter el monóculo en el bolsillo de su chaleco, saca un segundo monóculo de otro bolsillo y se lo pone en el ojo.]
Para los salones tengo como invención de última hora el monóculo de nuevo rico, monóculo de nuevo rico que brilla bajo la luz espléndida de las arañas y que le da a uno un tono de barón, de barón de algo. [
Se quita el monóculo, lo vuelve a meter en el bolsillo de su chaleco y se abrocha la americana.]

Con estos dos elementos sencillos voy siguiendo la ruta de las cosas. También dependen mis observaciones de cómo observo vis-a-vis la realidad de la vida. Por ejemplo, mis observaciones del corral.
Yo sé hacer el canto del gallo, que es una cosa que casi todo el mundo sabe; pero estas otras cosas más sencillas del corral -por ejemplo, ese despertar en la tarde caliginosa de todo el gallinero:

- [animado] poa poa poa poa poa poat-poat...
Esta cosa lenta:
- [mesurado, suavemente acompasado] poa
poa poa poa poa tati poa poa...
Esos gritos de locura que brotan del corral caliente por agosto:

- [agudo, alargado] ¡puaaaaaa! ¡puaaaaaa! que son alboroto de todo el pueblo, que son la raya con que se señala toda la dimensión del paisaje.
Todas estas observaciones de la realidad unidas a mi monóculo sin cristal dan la base sincera de mi estética.
Pero para los discursos tengo otro elemento inapreciable, [Ramón mira un momento a otro sitio, fuera de plano, para localizar el objeto que va a usar a continuación; se le puede ver cómo lo coge y se lo lleva a la espalda, donde se lo pone en la mano] elemento que lleva tras mí las multitudes, porque cuando se posee la mano convincente [habiéndose puesto ya el guante en la mano derecha, ahora la mantiene delante, haciendo los gestos precisos para acompañar sus comentarios], la multitud va detrás de esa mano.
Cuando se dice a la multitud "¡Por ahí!," la multitud sigue ese camino. El orador ha de tener esta mano. Hinchazón de la elocuencia, esta mano produce también un efecto sedante en el público cuando le aconseja paz. Produce las grandes cuestaciones cuando esta mano se dirige siempre a él en son de petición.
Esta mano capta las ideas como mariposas, cogiéndolas en el ambiente y redondeando la oración, gracias a cómo las ha cazado.
Esta mano sirve para señalar cinco razones. Por ejemplo, se suele usar de ella para decir: "Por cinco razones tenéis que seguir este camino," "Cinco razones tengo para deciros esto." Todo el mundo, ante tamañas razones, baja la cabeza apabullado.
Esta mano sirve también para en la tempestad del público calmarla plenamente.






- 6D_Perez_Joel 6D_Perez_Joel





8 veces editada esta página.
La última revisión ha sido realizada en May 10, 2009 11:54 am GMT por - txetxu_garaio txetxu_garaio.